Aprobaron el plan de desinversión de la empresa dueña de Visa y Banelco



La empresa se comprometió a vender el 100% de su paquete accionario, hoy en manos de Visa y 14 bancos que operan en el país. No permitirán que más de un banco forme parte de la sociedad compradora, para formentar la competencia.

 

La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) aprobó ayer la propuesta de desinversión de Prisma, la empresa propiedad de 14 bancos que fue foco de una investigación por posible abuso de posición dominante desde agosto del año pasado. La empresa se comprometió a vender el 100% del paquete accionario, a discontinuar su servicio de transferencias inmediatas y a que el comprador de la firma no pueda ser un grupo de bancos locales, para evitar que no compitan entre ellos. El proceso de más de un año de investigación contra la empresa líder de los mercados de tarjetas de crédito y pagos electrónicos terminará así sin sanciones dado que se llegó a un acuerdo entre las partes.

Lo que ofreció Prisma fue la venta del 100% del paquete accionario, aunque no necesariamente de una sola vez. El acuerdo establece un plazo máximo para la venta, pero ese dato quedó como confidencial a pedido de los dueños de la empresa para no forzar las negociaciones de venta. La empresa participa en los mercados de adquirencia y precesamiento de tarjetas de crédito y de terminales de pagos.

 

 

"Es la primera vez que a partir de una recomendación de la CNDC se genera una desinversión en la Argentina", se ufanó el ministro de Producción, Francisco Cabrera.

 

 

Un compromiso incluido en el acuerdo entre la empresa y la CNDC es que hasta que no haya otras empresas que utilicen la marca Visa, Prisma no podrá operar otras marcas de tarjetas de crédito.

 

 

El acuerdo tampoco permite que más de un banco que opera en el país sea accionista de la empresa. Hoy Prisma es propiedad de Visa Internacional de 14 bancos que operan en la Argentina.

 

 

"Al ser socios en Prisma los bancos tenían pocos incentivos a la competencia entre ellos, la idea es que ahora compitan en el financiamiento al consumo y también a los comercios", dijo Manuel Greco, titular de la CNDC.

 

 

También hay una cláusula de trato no discriminatorio a terceros que usen sus servicios y otra que establece la designación de un auditor independiente aprobado por la CNDC que vele porque el proceso de desinversión se cumpla.

 

Por último, la empresa discontinuará su servicio de transferencias inmediatas con el objetivo de que un actor independiente, probablemente Coelsa, sostenga esos movimientos para que distintos actores puedan utilizarlo en igualdad de condiciones.

 

 

Prisma está en la mira del Ministerio de Producción y la CNDC desde los primeros meses de año pasado, cuando la comisión inició una investigación del mercado. En agosto de 2016 presentó un informe en el que determinó que Prisma gozaba de una posición dominante en el mercado. En base a eso, el informe hacía una serie de recomendaciones a los reguladores y anunció el inicio de una investigación que buscaba probar el abuso de esa posición dominante.

 

 

Desde ese informe, el Banco Central reguló la tasa de intercambio y se promovió la creación de medios de pago alternativos (billetera electrónica, POS móviles, pago online con débito). También se permitió a los comercios ser dueños de las cuotas que pagan los clientes a los que les venden con tarjeta, para que pueda cobrar en forma diferida cuota a cuota o, si lo prefiere, venderla a un banco con un descuento (Prisma aplicaba un descuento del 44% al flujo de fondos, ahora Banco Provincia descuenta al 26% y según Producción el Banco Nación va a ofrecer descontar al 19% en breve).

 

 

La intención oficial es que con nuevos accionistas Prisma y otros jugadores como First Data emitan distintas marcas de tarjeta y que los bancos compitan por las tasas que cobran por financiar consumo.

 

EL CRONISTA