Ahora 12: comercios reclaman al Gobierno que se pague a las 48 horas



Las tarjetas pagan ahora a los 10 días hábiles, lo que es un problema para comerciantes y cadenas de retail, que quieren volver a las 48 horas. Presionan para que el Gobierno aproveche que Prisma (dueña de Visa), negocia a su vez con las autoridades más tiempo para su venta. La empresa tiene margen hasta el mes que viene para vender el 51% y de ahí un año más para desprenderse del 49% restante.

 

Las grandes cadenas comerciales se quejan ante el Gobierno por la actitud que tomaron las tarjetas con "los Ahora", como llaman en el jerga a los planes que el macrismo copió del kirchnerismo: el Ahora 12 y el Ahora 18. Venían pagando a las 48 horas pero ahora lo hacen a los 10 días hábiles, lo que les provoca un trastorno tener la plata tantos días en la calle con tan altas tasas de interés.

 

 

"Los 18 días hábiles con que nos pagan las tarjetas las compras en un pago sería buenísimo también reducirlo a las 48 horas, pero con 5 o 10 días hábiles ya estaríamos súper bien", admite el presidente de una de las cadenas de retail más grandes de la Argentina, bajo la condición del estricto off de record.

 

 

Lo que le piden a la Secretaría de Comercio es que aprovechen que Prisma le está pidiendo más tiempo para vender Visa, Banelco y Pagomiscuentas hasta que se abran los mercados para el país, y pedirle entonces que reduzcan los plazos de pagos.

 

 

"Los pagos de 2 a 24 cuotas te los pagan a las 48 horas, pero por acelerar los pagos te cobran la tasa de las Lebac, que está en un 45%", precisa el directivo.

 

Cuenta que hoy la gente no quiere convalidar las tasas con interés que cobran las tarjetas, entonces se hacen muchas operaciones en un pago, mientras las transacciones con débito van incrementándose: "En tanto, las cuotas sin interés que se ve es solamente en productos seleccionados, que no suelen superar los 15 ítems, pero la gente no quiere las cuotas con interés", describe.

 

 

Por lo pronto, todo el mercado está en alerta a lo que ocurra con la venta de Prisma, que tiene tiempo hasta el mes que viene para vender el 51% y desde ahí un año más para vender el 49% restante. Pero los 14 bancos dueños le pidieron una reunión a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia y al Ministerio de la Producción para solicitarles más tiempo, hasta que se abran los mercados para el país.

 

 

Por lo que pudo saber este diario, el lunes de la semana pasada se realizó una reunión interna dentro de la Secretaría de Comercio para analizar cuál sería el plazo que Prisma pretende, evaluar si es viable o no, saber si Prisma tuvo alguna oferta vinculante y determinar si esa oferta está en relación con valores de mercado o no.

 

 

El Cronista averiguó que de las siete ofertas no vinculantes que había recibido Prisma por hasta u$s 2800 millones, ahora recibió una sola vinculante de Advent asociada con Bain por u$s 1200 millones por el 100% y otra de ellos mismos por u$s 700 millones por el 51%.

 

 

Goldman Sachs, que tiene el mandato de venta, había valuado la compañía en al menos u$s 1500 millones, por lo que la única oferta recibida está por debajo de ese valor de mercado.

 

 

De ahí que el Gobierno le daría al menos hasta fin de año para tener más tiempo para la venta y, de paso, pedirle que los plazos de pago del Ahora 12 vuelvan a las 48 horas.

 

 

El tema es que la compañía liderada por el ex IBM Diego Maffeo no se conforma con extender el plazo hasta fin de año, sino que pretenden hasta que se abran los mercados para Argentina, o sea que alguna compañía pueda emitir deuda en el exterior. Si esto sucede antes de fin de año no tendrían problemas, pero de lo contrario exigirían hasta el año que viene.

 

 

"Hoy está todo cerrado para Argentina. Debemos repetir con mercados abiertos. Entre que empezamos la transacción en febrero y julio se destrozó Argentina", señala el CEO de uno de los bancos que integra la mesa chica del comité ejecutivo de Prisma.

 

 

El presidente de una multinacional europea que estuvo a punto de entrar en el proceso de compra confiesa que "el problema de la oferta de Advent es que está vinculada a la apertura de los mercados, lo que hace que la oferta sea endeble. Porque si no tenés la posibilidad de emitir y colocar afuera, no sé si tendrían la posibilidad de conseguir el financiamiento. Habrá que esperar hasta que se estabilice la situación macroeconómica y no haya más saltos del dólar".

 

FUENTE www.cronista.com